Consejos para preparar una escalada en bicicleta – 1 Preparación

Consejos para preparar una escalada en bicicleta – 1 Preparación

4 mayo, 2018 1 Por OKBici

Una gran escalada en bicicleta no puede improvisarse. Esta es una de las variantes más espectaculares del ciclismo y sea en carretera o en caminos, es muy probable que en cada salida en bicicleta tengamos que afrontar alguna tachuela o un muro de más kilómetros de lo que nos gustaría. Algunas escaladas ciclistas son míticas y otras sólo son conocidas entre los habituales de la zona, pero en todos los casos hay una serie de trucos o recomendaciones en común. Este artículo estará dividido en dos partes. Esta es la primera y detallaremos algunos puntos importantes a tener en cuenta tanto para ascensos duros inesperados, dentro de una ruta de BTT como para esa gran ascensión de verano para la que nos estamos preparando durante el resto del año. Seguir estas recomendaciones no te van a dar más fuerza en las piernas ni van a hacer que la bicicleta pese menos, pero te ayudarán a afrontar cualquier escalada en bicicleta con más garantías de éxito.

Pasos para preparar bien una escalada en bicicleta

 

1.- Conoce el terreno 
Siempre que sea posible, intenta conocer de antemano a qué te enfrentas. cualquier subida en bicicleta ya tiene suficientes sorpresas como para añadirle el no saber dónde está la rampa más dura o algo tan simple como cuánto dura el ascenso. Si sabes lo que tienes por delante, te será mucho más sencillo adaptar el ritmo de pedaleo y las energías empleadas en cada momento. Estudia no sólo el mapa, sino los gráficos de elevación para conocer los posibles puntos de recuperación, o cómo es el trayecto entre varias ascensiones si tenemos por delante una etapa con varios puertos.

2.- Conoce la meteorología 
La evaluación del terreno puedes hacerla a más largo plazo, pero la meteorológica debes hacerla sólo unas pocas horas antes de enfrentarse a la subida. Un ascenso en bicicleta puede ser un infierno si hace viento en alta montaña, o un paseo duro en un día templado.

3.- Pon tu bicicleta a punto 
En el ciclismo es tan importante mantenerse en buena forma física y con un buen punto de entrenamiento como mantener a punto la bicicleta. Antes de afrontar una importante escalada en bicicleta debemos revisar y asegurarnos de que que los mecanismos están limpios y bien engrasados. Nadie quiere una cadena seca que añada dificultad a la etapa de hoy. Si te planteas afrontar una ascensión especialmente dura como los Lagos de Covadonga o el Tourmalet (o los equivalentes en dureza a tu grado de preparación), asegúrate de que la combinación de plato y piñón es la adecuada.

Puede que para etapas extremas como las mencionadas debas hacer cambios mecánicos en tu bicicleta, por ejemplo, utilizando juegos con mayor número de piñones. Revisa y limpia las ruedas para controlar que la presión es la adecuada (en ascensos con zonas de piedra suelta o tierra puede que quieras bajar la presión) y que no tienen cortes o zonas problemáticas. El último paso para poner tu bicicleta a punto para una escalada dura es revisar el peso. Utiliza lo más ligero que tengas dentro de lo adecuado para la ascensión y “olvida en casa” los elementos que normalmente no vas a utilizar. Puede que unos gramos no supongan mucha diferencia en el taller de casa, pero nos acordaremos de cada uno de ellos cuando estemos encima del sillín durante una subida larga o especialmente dura.

4.- Utiliza la ropa adecuada 
En este punto es esencial conocer la situación meteorológica antes de afrontar una escalada en bicicleta. Puede que cuando estemos en la terraza del bar en el valle la temperatura sea perfecta en una tarde de Julio, pero debemos tener en cuenta que cada 100 metros de desnivel la temperatura desciende aproximadamente un grado. Si planteamos una subida ciclista de 1000 metros de desnivel, una agradable tarde de 20 grados se puede convertir en un frío de 10, y debemos estar preparados para ello. Además, las zonas de montaña suelen bloquear los frentes de nubes, con lo que podemos encontrarnos de pronto con una lluvia que no nos planteábamos una hora antes.

En cualquier escalada en bicicleta a puertos de bastante altura es muy importante llevar unos manguitos, incluso en verano, ya que apenas aportan peso y si es posible debemos añadir un chaleco fino. Aunque la subida sea dura y sudemos, no creo que nadie se plantee quedarse arriba admirando el paisaje. Queda la bajada, y un descenso en bicicleta con el sudor de la escalada puede dejarnos helados, Es muy importante utilizar al menos los manguitos (y si es posible un chaleco e incluso calentadores de rodillas) durante el descenso. También era una opción la de los papeles de periódico bajo el maillot… pero ahora la mayoría leemos las noticias en tablet, y no iba a ser lo mismo…

5.- Entrena 
Por mucho que leas, por muy bueno que sea tu equipo o por muy buen conocimiento que tengas del terreno, todo eso sólo son factores secundarios. No hay nada que pueda sustituir a un buen entrenamiento y a miles de kilómetros en bicicleta. Este entrenamiento debe hacerse de forma gradual; nadie va a subir el Angliru sin haber quitado los ruedines a la bici, y antes de apuntarte a la Quebrantahuesos, asegúrate de poder subir unos cuantos puertos sin acabar en urgencias. Conoce tu cuerpo y limitaciones, márcate objetivos realistas pero de intensidad gradualmente más dura y haz kilómetros y kilómetros de bicicleta. Carretera, BTT, un paseo más relajado… todo cuenta. Además, puedes potenciar determinados grupos musculares con ejercicios al margen de la bicicleta. En esta misma página iremos añadiendo consejos y pautas de entrenamiento, tanto sobre el sillín como fuera de él.

 

Estos son sólo unas indicaciones y consejos básicos. No es imprescindible seguir todos, podemos tirarnos sobre la bici como búfalos y ni siquiera seguir ni uno sólo (quién dijo miedo, habiendo hospitales…); no nos garantizan que no explotemos de un pajarazo, pero nos ayudan a minimizar los riesgos. Una bici en buen estado no subirá sola, pero nos hará mucho más probable que lleguemos a la cima con éxito, y la parte de entrenamiento… al fin y al cabo es lo que nos divierte, porque en su gran mayoría consiste en montar en bicicleta y hacer kilómetros y kilómetros.

En una segunda parte de este artículo hablaremos sobre aspectos del día D, cuando estemos sobre el sillín y enfrentándonos a la subida.